Palop (UP) defiende una "intervención" pública en el mercado de los alimentos

Publicado por: Efeagro/Mercedes Salas 2 de enero de 2023
Disclaimer EU21

Cofinanciado por la Unión Europea

Las opiniones y puntos de vista expresados solo comprometen a su(s) autor(es) y no reflejan necesariamente los de la Unión Europea. Ni la Unión Europea ni la autoridad otorgante pueden ser considerados responsables de ellos.

La eurodiputada y jefa de la delegación de Unidas Podemos (UP) en el Parlamento Europeo, María Eugenia Rodríguez Palop, ha defendido una "intervención" de los Gobiernos en el comercio de los alimentos, para evitar prácticas especulativas y favorecer que se beneficien todos los eslabones de la cadena productiva.

Rodríguez Palop se ha referido al problema del coste de la cesta de la compra, en una entrevista concedida a Efeagro para repasar los principales desafíos para el sector agroalimentario en 2023.

La entrevista, realizada en el último pleno del Parlamento Europeo (PE) en Estrasburgo (Francia) ha sido actualizada por la europarlamentaria, tras el anuncio de las últimas medidas del Gobierno para paliar las consecuencias económicas de la guerra de Ucrania, entre ellas las bajadas del IVA de algunos productos.

"Soy favorable a la intervención del mercado (alimentario) porque creo que para eso están los gobiernos. El mercado no se autorreregula y de hecho, cuando está fuera de control, lo que genera es pobreza, discriminación y exclusión social", ha subrayado Rodríguez Palop.

Ha abogado por "intervenciones quirúrgicas" en toda la cadena de producción y comercialización, si bien ha precisado que "intervenir no es solo corregir el precio (de los alimentos), es evitar que se generen prácticas especulativas."

 

"Sabemos que en los mercados se baja el precio de un producto para subir el de otros de manera que siempre ganen los mismos. Hay que intervenir corrigiendo el comportamiento de todos los intermediarios", ha recalcado la eurodiputada, de origen extremeño e integrante de la Comisión de Agricultura de la Eurocámara.

"Igual que se pone un tope al gas para evitar los beneficios caídos del cielo hay que intervenir en la comercialización del sector alimentario para que esa cadena de valor sea fidedigna y no se altere en beneficio de unos pocos. No olvidemos que los intermediarios se llevan un 800 % de las ganancias", ha añadido.

Moderadamente optimista sobre la PAC

Rodríguez Palop se ha mostrado "moderadamente optimista" sobre el reto que plantea la entrada en vigor desde el 1 de enero de la nueva Política Agraria Común (PAC), "gracias a la intervención del Gobierno español" para mejorar su aplicación.

Sin embargo, la eurodiputada, que votó en contra de la reforma agraria cuando la ratificó el Parlamento Europeo (PE) ha opinado que la PAC "nace vieja" porque "no es lo suficientemente social ni redistributiva" de las ayudas ni tampoco avanza lo que considera necesario en medidas ambientales.

La reforma, que tiene como novedad una mayor responsabilidad de los Gobiernos, propicia, a su juicio, que cada Estado esté diseñando de manera distinta los "eco-esquemas" que determinan que el 25 % de los fondos se destinen a medidas medioambientales y eso ha propiciado, en su opinión, que se consideren como tales prácticas que no son verdes.

La eurodiputada y jefa de la delegación de Unidas Podemos (UP) en el Parlamento Europeo, María Eugenia Rodríguez Palop. Efeagro/Mercedes Salas
La eurodiputada y jefa de la delegación de Unidas Podemos (UP) en el Parlamento Europeo, María Eugenia Rodríguez Palop. Efeagro/Mercedes Salas

"Por suerte, en España el plan estratégico ha corregido muchos elementos defectuosos con los que hemos sido críticas" ha dicho, en referencia, por ejemplo a la condición social de las ayudas, un concepto que significa vincular los pagos al respeto a los derechos laborales. Esa condición será obligatoria en 2025 en la Unión Europea y en España en 2024.

Pero Rodríguez Palop ha apuntado que la PAC no debe ser la única vía para mejorar "la vida de la gente en el campo" sino que habría que promover "otras políticas" para proporcionar en esos territorios servicios públicos y hacer atractiva la agricultura para las mujeres y para los jóvenes.

En ese sentido ha aludido a su origen extremeño y a los problemas de ferrocarril en la autonomía, así como a la multiplicación de proyectos mineros, ante los que ha abogado por una mayor protección de la agricultura y de la producción de alimentos.

Entre las consecuencias de 2022 y de la guerra de Ucrania, la eurodiputada ha lamentado que la crisis alimentaria haya llevado a excepciones en la PAC y a suspender el Pacto Verde europeo y la estrategia "De la Granja a la Mesa".

Asimismo, para 2023 ha reconocido que otro reto será actuar ante los precios "disparados" de los fertilizantes y de los combustibles.