Día de la Reina en Holanda. HOLLAND/GUUS SCHOONEWILLE.

Día de la Reina en Holanda. Foto: Holland/Guus Schoonewille

CULTURAL

Y el día de la Reina será... el día del Rey

Publicado por: CARMEN DE ÁGUEDA 12 de abril de 2013

Vestimentas naranjas, ambiente festivo, barcos abarrotados de gente surcando los canales... todo es poco para celebrar el Día de la Reina, uno de los eventos más multitudinarios de Holanda que a partir de este año se conocerá como el Día del Rey y que este año llega hasta Madrid.

Cada 30 de abril desde 1949, las calles de Holanda se tiñen de naranja, color de la casa de Orange-Nassau que actualmente reina en los Países Bajos, para celebrar el día de la Reina y conmemorar el cumpleaños de la anterior monarca, la reina Juliana.

La reina Beatriz mantuvo la fecha en honor a su madre durante los 33 años que ha durado su reinado, que concluirá precisamente este 30 de abril en el que se celebrará la investidura de Guillermo Alejandro como rey. La Iglesia Nueva de Ámsterdam acogerá el acto en el que se escenifica el cambio de generación en el trono holandés.

Este año, la celebración del Día de la Reina coincide con la investidura de Guillermo Alejandro I

A diferencia de sus antecesores, Guillermo I, Guillermo II y Guillermo III, el nuevo monarca recibirá el nombre real de Guillermo Alejandro I. Comenzará así una nueva etapa para el país con cambios como la celebración del Día del Rey por primera vez desde 1890 -tras más de un siglo de reinas en el trono- y el cambio de fecha para el evento, que pasará al 27 de abril, cumpleaños del monarca.

Con la investidura del nuevo monarca, este año la fiesta adquiere un significado especial, hasta el punto de que las celebraciones se van a extender por otros países. Madrid, de la mano de la Embajada del Reino de los Países Bajos, es una de las ciudades que se unirá a la fiesta con un completo programa de eventos que incluye la iluminación de la fuente de Cibeles y el Palacio de Comunicaciones de la plaza del naranja de los Orange.

Recorridos en bicicleta, concursos de diseño para el recién restaurado Rijksmuseum, mercadillos, ballet y música procedentes de Países Bajos podrán disfrutarse en Madrid durante todo el mes de abril para acercar la cultura holandesa a la capital.

Fiesta nacional

El Día de la Reina (Koninginedag) se ha acabado convirtiendo en la principal fiesta nacional de Holanda. Por todo el país se celebran actuaciones musicales, ferias de atracciones, mercadillos y fiestas varias. En las principales ciudades del país, aquellos que tienen barco, se lanzan a navegar por los canales acompañados de amigos y familiares para disfrutar del día con barbacoas y mucha diversión.

Ámsterdam, La Haya y Utrecht acaparan la mayoría de los eventos de celebración de esta festividad que surgió en 1885 como el Día de las Princesas para conmemorar la unidad nacional.

Con la reina Beatriz las celebraciones se trasladaron a la calle y es la propia monarca la que se acerca a los holandeses

En tiempos de la reina Juliana, el Día de la Reina se celebraba con un desfile en el que miles de holandeses pasaban por delante del Palacio Soestdijk -antiguo palacio de la familia real- para dejar flores sobre la escalinata de entrada. Pero desde la investidura de la reina Beatriz, la fiesta cambió: ahora es la propia monarca la que se acerca a la gente. Cada año, visita un par de municipios de provincias diferentes y disfruta de la cercanía del público asistente.

Habrá que esperar un año para conocer cómo el rey Guillermo Alejandro decide pasar tan remarcada fecha. Lo que sí se sabe ya es que este año, tras firmar el acta de entronización, la familia real disfrutará de una travesía en barco por el mar interior Het IJ, al norte de Ámsterdam, en un recorrido para el que se han previsto diferentes paradas culturales.

Un brindis tradicional

En todas las festividades que tienen a la familia real holandesa como protagonista, es habitual brindar con una copa de Oranjebitter, un licor de color anaranjado inventado en 1620 para conmemorar las batallas ganadas por Frederik Hendrik.

Bayas de eneldo y de laurel y sal marina son los ingredientes principales de esta bebida de color anaranjado y sabor amargo que, para suavizarse, suele mezclarse con azúcar o  zumo de naranja. Sin embargo, en el Día de la Reina -o, mejor dicho, en el Día del Rey a partir de ahora- la tradición manda que se beba solo y que se brinde a la salud del monarca.

Secciones : El mundo Turismo
Corus Consulting

15 años de experiencia en tecnologías de alto valor añadido. Presencia internacional en España, México, USA, Colombia, Perú, Chile y Filipinas.