Barcos de cerco en Colindres, Cantabria, en el paro de marzo por la subida del combustible.EFEAGRO/Miguel Ramos

Balance del sector pesquero

El gasóleo y las vedas llevan a la flota al límite en el año negro del "Pitanxo"

Publicado por: Efeagro/Mercedes Salas 29 de diciembre de 2022

El coste del gasóleo, apuntalado por la guerra de Ucrania, las restricciones en el Mediterráneo y las vedas en el Atlántico noreste han llevado al límite a la flota pesquera en 2022, un año que se recordará negro por el hundimiento del "Villa de Pitanxo".

La flota termina un año difícil, en el que ha salido de la pandemia con problemas de rentabilidad por el coste del carburante y una crisis inédita en la industria mundial debido a la logística y a la inflación, que se suman a problemas de partida como los ambientales o el relevo generacional.

Los pescadores han vivido "un año duro", del que salen "peor que entraron" por el incremento de los gastos de explotación, según señala a Efeagro el secretario general de la patronal de armadores Cepesca, Javier Garat.

"Un año más los pescadores han demostrado su resistencia porque a los problemas de cuotas se han unido la subida y la carestía de los insumos, como carburante o artes de pesca", añade el presidente de la Federación Nacional de Cofradías Pesqueras (FNCP), Basilio Otero.

Estos han sido los hechos que han marcado 2022 para la flota española, compuesta por 8.732 barcos, 31.000 empleos directos y 150.000 indirectos.

 

Tragedia del Pitanxo

 

El 15 de febrero se conoció el hundimiento en aguas canadienses de Terranova del navío "Villa de Pitanxo", con base en Marín (Pontevedra), el accidente pesquero más trágico de los últimos 40 años.

El naufragio, en el que fallecieron 21 marineros y tres supervivientes fueron rescatados, tiene aún muchos enigmas por resolver.

El pesquero español Playa de Menduíña 2 a su llegada al puerto de San Juan de Terranova con los 3 supervivientes y los cuerpos de 7 fallecidos del Villa de Pitanxo. EFEAGRO/Julio César Rivas

Cuatro meses después, en junio, el navío vigués "Albacora Cuatro" registró una explosión a bordo en aguas de Seychelles por la que fallecieron dos tripulantes y ocho resultaron heridos.

El gasóleo 

La guerra en Ucrania agravó la subida del gasóleo para los pescadores, quienes en marzo protagonizaron amarres en todo el litoral durante varios días ante esa escalada.

El gasóleo supone un 50 % de los costes de explotación de la flota y en las últimas semanas se ha moderado su precio, pero en algunos momentos del año llegó a elevarse el 380 %.

Desde las cofradías han reconocido que los precios pagados en las lonjas por el pescado han subido y que se factura más que en la pandemia, pero esto no compensa el gasto en combustible.

El último paquete de medidas del Gobierno para amortiguar las consecuencias de la guerra ha suprimido de forma general el descuento de 20 céntimos por litro para los carburantes, pero mantiene apoyo al de la pesca mediante una ayuda de 120 millones de euros.

Pero el Ejecutivo no ha accedido a una reivindicación histórica del sector: la bajada del IVA del pescado y del marisco, ahora en el 10 %.

Cuotas para 2023

 

La negociación entre los países de la Unión Europea (UE) de las cuotas pesqueras para 2023 se ha saldado este diciembre en Bruselas con resultados más favorables para especies del Atlántico, como la merluza y la caballa.

Para el Mediterráneo la UE ha acordado -con el voto en contra de España- una reducción de las jornadas de faena de nueve o diez días aproximadamente; una rebaja del 7 % con la posibilidad de una compensación del 3,5 % si se usan artes más selectivas.

 

Las vedas más sonadas

 

El 9 de octubre entró en vigor el  cierre por parte de la Comisión Europea (CE) de 87 zonas de pesca en el Atlántico nororiental, una restricción que provocó una gran controversia y el rechazo en las zonas costeras.

España ha impugnado ante el Tribunal de Justicia de la UE las vedas, contra las que también han decidido actuar judicialmente organizaciones pesqueras, con la Xunta de Galicia como parte coadyuvante, pero este tipo de litigios pueden durar hasta tres años.

Está pendiente el informe del Consejo Internacional para la Exploración del Mar (CIEM) sobre esos cierres y la CE quiere ampliar las consultas a otros organismos oceanográficos por lo que el sector teme que "el perjuicio" de las vedas dure al menos el primer semestre de 2023.

Retos

 

En 2023 la flota afronta desafíos normativos como la Ley de Pesca Sostenible que ahora tramita el Senado, el nuevo reglamento del control de la UE y la negociación para renovar el acuerdo con Marruecos.

Las cofradías han pedido planes de desguace para reestructurar el sector.

Cepesca y la FNCP claman medidas para potenciar el relevo generacional.

Secciones : Actualidad Pesca