NAVIDAD CONSUMO

La inflación impulsa el cochinillo o el lechal preasado en una Navidad sin horno

Publicado por: EFEAGRO/Juan Javier Ríos 22 de diciembre de 2022

El impacto de la inflación llegará a los hogares que se decanten por comer carne para celebrar la Navidad porque el encarecimiento de facturas como la de la energía ha impulsado aún más los formatos de "calentar y consumir" para ahorrar y no tener que encender mucho el horno.

Será por lo tanto la Navidad en la que usar este electrodoméstico varias horas para asar paletillas de cordero lechal o un cochinillo no estará entre las prioridades de los hogares por ese sobrecoste y en un consumidor que además cada vez está más convencido de los alimentos listos para comer, según indican a Efeagro fuentes del sector.
El gerente de la IGP Lechazo de Castilla y León y director general de la empresa Moralejo Selección, Enrique Oliveira, habla de la ventaja en "coste, comodidad y calidad" que supone adquirir un cordero "preasado" a uno fresco porque mientras el primero necesita "20 minutos" de cocinado, el fresco precisa de "dos horas al horno".

Se trata así de ahorrar en una Navidad en la que el lechazo, el recenetal y el cabrito están a unos precios "muy altos" por la inflación.
Sólo en el último mes el precio del lechal de 15 kilos en la lonja de Zaragoza ha subido un 4,6 %, de los 5,03 a los 5,26 euros/kilo vivo.
En todo caso, el sector del lechazo, con estos nuevos formatos y facilidades de preparación, busca "desestacionalizar" el consumo más allá de la Navidad y lo están consiguiendo porque ahora esta campaña supone el "20-25 %" de la facturación anual frente al "30 %" de hace unos años, indica.

COCHINILLO Y AVES
El cochinillo es otro de los protagonistas en estas fechas y otro de los llamados a comprarse ya preasado, según avanza el gerente de la marca de garantía "Cochinillo de Segovia", José Ramón Marinero.
Los operadores de esta marca "se han subido a este carro" porque les ha permitido tener una mayor penetración en los hogares; un impulso que adquirieron durante el confinamiento por la pandemia.
El precio del cochinillo está "por las nubes" y si ahora se paga a 52 euros en lonja hace un año estaba a 43-45 euros.
A este encarecimiento ha contribuido el que la marca no cuenta en esta ocasión con los "6.000-7.000 cochinillos extra" porque hay granjeros que han engordado los cerdos ya que su precio está "muy alto" y les sale más rentable que sacrificarlo cuando son lechones.

Mercado Central de Valencia en los días previos a la Navidad de 2014. EFE/Kai Försterling
Imagen de archivo de compras navideñas en el Mercado Central de Valencia . Efeagro/Kai Försterling

A pesar de ello, la marca avanza que se comercializarán unos 12.000 unidades para estas fiestas.
Por otro lado, una de las empresas que se adelantó a la moda de los platos preparados y con mucha implantación es Cascajares desde donde apuntan a una campaña histórica de ventas, superior a la anterior en la que ya batieron récord.
El contexto inflacionista les ha llevado a subir los precios un 10 % tras "muchos" años congelados pero, aún así, en la compañía creen que siguen aportando una solución "muy económica" ya que los frescos "se están disparando y el precio de la energía tampoco invita a abusar mucho del horno".

Por ello, esperan que los asados "grandes" para "10-12 personas" como el pavo, capón y la pavita subirán "bastante sus ventas" mientras que tendrán un crecimiento "sostenido" los maletines para 5-6 personas de pularda, pato y medio capón.
Entre las novedades que ofertan, la venta de pavita rellena de foie y pasas con salsa de manzana.

FOIE Y JAMÓN
Dentro de los alimentos selectos para Navidad también se incluyen los derivados del pato, como el foie o el mi-cuit, que auguran también una buena campaña a pesar de la escasez de producto por el impacto de la influenza aviar en Francia.
El país vecino es el proveedor de patitos de un día a España y esa escasez hará que afecte a la disponibilidad de producto como el foie gras fresco o pasteurizado, según avanzan desde la interprofesional.

No obstante, están expectantes porque la Navidad les reporta entre el 30 y el 40 % de su facturación anual.
Y cómo no, en toda mesa navideña que se precie no puede faltar el jamón y se nota en el hecho de que cerca de la mitad de la producción se vende en estas semanas, según indican desde la interprofesional del cerdo ibérico (Asici).
En la compañía Julián Martín, su consejero delegado Fernando García es optimista porque la campaña ha empezado "fuerte y adelantada" gracias a eventos como el "Black Friday", en el que participan.

El jamón ibérico es uno en los que la inflación "ha tenido menor impacto" en el precio final a pesar del encarecimiento de los insumos pero han decidido amortiguarlo porque era "inasumible" repercutirlo todo "al consumidor final".
El 40 % de sus ventas se concentra en el último trimestre del año y siguen ganando terreno las ventas de jamón cortado envasado al vacío.
El grupo Naturuel (jamonera Aire Sano) es referente en la venta de serrano con DOP Jamón de Teruel y su director comercial, Alejandro Garcés, apunta también a una buena campaña porque además es un producto con una "acertada" relación calidad-precio y que cuenta con un consumidor "muy fidelizado".
Facturan más del 50 % del total anual y cada vez con más loncheado por el impulso de este formato de venta.
El precio ha subido por causas "más que justificadas" aunque dependiendo del formato, categorías o cortes puede oscilar entre los "12 y los 60 euros/kilo".

Secciones : EFEAgro