Brócoli congelado. Efeagro/ Asevec

VERDURAS CONGELADAS

El congelado vegetal, optimista ante el futuro si se contiene el alza de costes

Publicado por: Angélica Quintana. Efeagro 12 de noviembre de 2022

La industria española de congelados vegetales ha duplicado en los últimos diez años su producción, de la que exporta cerca del 70 %, y ve el futuro con mucho optimismo, pero la subida de costes y el impuesto del plástico pueden retrasar su ambición de convertirse en la primera de la Unión Europea (UE).

El secretario general de la Asociación Española de Fabricantes de Vegetales Congelados (Asevec), Álvaro Aguilar, en una entrevista con Efeagro, ha indicado que las previsiones de producción en 2022 pasaban por alcanzar un volumen de 941.351 toneladas, casi 22.000 más que en 2021 (919.534 t) y más del doble que en 2012 (438.732 t).

"Este año el crecimiento se ha ralentizado respecto al de otros", ha precisado antes de advertir de que "hay que ver cómo acaba el ejercicio tras este último trimestre" por la "situación a nivel agronómico y económico".

"Las lluvias y heladas de primavera y el caluroso verano han repercutido en las cosechas de la llamada 'Huerta de Europa', y la inflación y los aumentos de costes te hace ser más cauto de cara a la producción", ha explicado.

En este contexto, ha puesto como ejemplo el fuerte repunte de los fletes, semillas, fitosanitarios, madera o plásticos y, sobre todo, de la energía en una industria que precisa mucha para la ultracongelación de los alimentos.

"Ha sido la tormenta perfecta, cuando ya parecía que se acababa la pandemia, llega la guerra en Ucrania", y "ahora el precio de facturas como la de la electricidad, es de locos respecto a la de hace tres o cuatro años pese a la 'excepción ibérica'".

Aplazar el impuesto al plástico de un solo uso

Por esa razón, esta patronal se ha sumado a la Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas (FIAB) para demandar al Gobierno español una "demora" de la entrada en vigor del impuesto al plástico de un solo uso (0,45 euros/kg), que se ha fijado para el 1 de enero de 2023, "como han hecho en Italia".

Asevec representa a ocho empresas que aglutinan el 95 % del volumen de congelados vegetales que se produce en España -"es un sector muy concentrado"-; estas firmas cuentan con 21 plantas de ultracongelación a pie de campo y cuatro centros logísticos repartidos por varias comunidades autónomas.

Las tierras navarras son su mayor suministradora de hortalizas (21.388 hectáreas), seguidas de las de Aragón (15.159 ha), Murcia (11.874 ha), Castilla-La Mancha (11.802 ha), Andalucía (10.415 ha), Castilla y León (9.137 ha), La Rioja (4.068 ha), Extremadura (4.067 ha), Comunidad Valenciana (1.453 ha) y Cataluña (1.074 ha).

El 70 % del volumen se exporta

Los consumidores europeos, y en especial los de Francia, Alemania y Reino Unido, son sus mayores clientes, aunque las verduras congeladas españolas también llegan a Estados Unidos, Brasil o China; en 2021 exportó, solo de brócoli, 144.717 toneladas, y 101.447 toneladas de pimientos y 67.398 toneladas de guisantes.

Respecto a la demanda en el mercado nacional, ha reconocido que la gran oferta en fresco hace que sus ventas se dirijan más al exterior, "pese a que una verdura ultracongelada a pocas horas de ser cosechada puede incluso tener una composición nutricional mejor".

¿El futuro?, "lo vemos con mucho optimismo pese a la incertidumbre actual". "En los próximos cuatro años podríamos convertirnos en el primer productor europeo", un puesto que ahora ostenta Bélgica, pero siempre que cese "el incremento de costes e inflación y se demore la aplicación de nuevas cargas fiscales".

"Cada vez hay más demanda de nuestros productos y el sector no deja de invertir en investigación, desarrollo en innovación de otros nuevos", ha añadido, no sin antes dejar claro que "el sector está totalmente a favor de cumplir con toda normativa relativa a la sostenibilidad", pero no ahora, que lo está pasando mal", en referencia al impuesto del plástico.